Un sistema de calefacción experimental, se están instalando en un proyecto de vivienda pública en París, el cual utiliza el calor generado por el cuerpo humano en una estación de metro de la zona para calentar un edificio.
El sistema aprovechará el calor de las calorías emitidas por los pasajeros dando vueltas por debajo de la tierra, así como el calor generado por los trenes en movimiento en las vías, y lo llevará a través de un pasillo subterráneo a los intercambiadores de calor que transmiten el aire caliente a través de las tuberías del edificio. El sistema no es independiente, pero se complementará con la calefacción del distrito.

Se espera que el sistema caliente 17 apartamentos y debería reducir las emisiones de carbono en un tercio en comparación con un sistema de caldera de calefacción. Y a pesar que estamos a favor de todas las aplicaciones inteligentes de la tecnología para hacer uso de los recursos que de otro modo serían desperdiciados, es cierto que hay algo incomodo al saber que el apartamento de alguien está siendo calentado por cuerpos humanos (tal como la trilogía “Matrix”).
Pero para cualquier persona que se siente su biología ha sido violada, vale la pena señalar que París no tiene planes de hacer el plan humano de calefacción en todas partes.