Con la utilización que se hace de ellos es imposible que no existan avances de estos discos de velocidad mayor y de más cantidad de nanómetros, sobre todo porque el uso de los SSD van en aumento, siendo ya una tendencia.

Sin duda que los SSD o más conocidos como sustitución de unidades de discos duros, son más costosos que los discos duros normales, pero aún así se han convertido en una tendencia que irá aumentando en el transcurso del año y es por eso que los de Intel ya lanzaron a principios del 2012 el modelo SSD 520 y ahora se atreven con uno más grande aún de 800GB de capacidad, además de nuevos modelos para la serie 300 y presentando también una nueva de 720 de nombre Ramsdale, cuya estructura será de 25 nanómetros, lo que finalmente permite la capacidad de almacenar desde los 400 a los 800 GB.

Es importate subrayar también que estas nuevas incorporaciones denominadas como Ramsdale además estarían basadas en las PCI Express, mientras que la serie 300 se quedará con las clásicas SATA que utilizan los usuarios domésticos. Así, Intel vuelve a sorprender con sus avances en esta materia y sobre todo porque su objetivo es masificarse cada vez más, motivo por el que han dicho que lanzarán estos nuevos SSD a un precio que sea accesible para la mayoría. Aunque eso sí, lo que entienden por precio bajo no se sabe con exactitud y para descubrirlo se debe esperar hasta el cuarto trimestre, momento en que se espera salgan a la luz.

Más información en Digitimes