A la empresa no le bastó con ser una de las más exitosas del Mobile World Congress y ganar el título de mejor smartphone con su Samsung SII, sino que sigue con los lanzamientos revolucionarios y esta vez quiere complementar las tecnologías que más le gustan a los usuarios: los celulares y los videojuegos.

Desarrollaron todo lo posible y ahora se atrevieron con un súper sensor que es capaz de capturar imágenes RGB, es decir, podrá captar cierto tipo de profundida en la escena, tal como lo hace el súper ventas Kinect. Específicamente, se trata de un sensor CMOS típico con la tabla de colores característicos: rojos, verde y azul, pero añadiéndole esta vez un cuarto componente denominado pixel Z, que cuadruplica a los otros tres y capta la profundidad de escena limitada de 480 x 360 píxeles, con imágenes de una resolución de hasta 1.920 x 720 píxeles.

Pero no sólo eso, sino que además la potencialidad de este sensor se amplía cuando se piensa que podría ser incorporado en una cámara fotográfica o dentro de un teléfono móvil, alcanzando la posibilidad de hacer registros de imágenes en movimientos 3D, reconocimiento de gestos complejos, avances significativos en materia de velocidad e inteligencia del enfoque automático, junto con determinar el posicionamiento y mejorar así la funcionaldiad de la realidad aumentada.

Cabe destacar eso sí y según lo que indicaron desde el Advanced Institute of Technology de Samsung, que en la actualidad este sorprendente sensor está listo pero sólo como prototipo de prueba, en búsqueda del sensor final que realmente pueda ir incorporado en los dispositivos móviles.

Más información en: TechOn