Inspirados en el arte japonés de doblar papeles, han creado este espectacular sensor llamado oPad, que por un muy bajo costo, es capaz de realizar examenes virales o bacterianos para detectar por ejemplo, malaria o sida.

El hecho de que existan sensores de papel no es noticia, ya que son de uso bastante común, como por ejemplo para realizar diagnóstico de embarazo. Dichos sensores son unidimensionales, las ventajas que presenta un sensor de papel tridimensional como el oPad, es que puede chequear más sustancias en una menor área superficial, por lo que puede afianzar los resultados para examenes mas complejos.

Los investigadores dicen que este espectacular sensor, llamado oPad, puede ser impreso en cualquier impresora de uso común en el hogar. De esta forma, podría ser extremadamente útil en regiones de mayor pobreza, donde no existen laboratorios médicos, o donde hay muchas personas que no pueden pagar estos examenes.

Richard Crooks, el profesor de Química que creó este sensor junto con su estudiante de Doctorado, Hong Liu, dijo: “Cualquiera puede doblar estos sensores, no es necesario contar con un especialista para realizar el examen”. Así mismo, explicó: “Introduces tu muestra (que puede ser orina, saliva, sangre según sea el caso), extiendes el papel, y si es de un color en particular, tiene un problema, de lo contrario probablemente está sano”.

Constantemente se están desarrollando nuevos sensores y agentes para detectar distintas enfermedades, pero rara vez se soluciona el problema del costo y la facilidad de uso, sin tener que acudir a un laboratorio médico, y más aún, la facilidad con que se prepara (sólo hay que imprimir y doblar). Sólo nos resta esperar y ver con el tiempo la confianza que se puede depositar en el oPad para detectar enfermedades.

 

Vía CNET