La laureada revista científica Science, se ha hecho eco de un proyecto que podría ayudar a muchas personas en su lucha contra el cáncer. Se trata de un pequeño robot, fabricado por investigadores de la Universidad de Harvard, una de las más importantes del mundo, que mediante sus componentes de fármacos y moléculas podría acabar con esta enfermedad que cada año a más de 12 millones de personas en todo el mundo.

 

Este aparato, de escasas proporciones, significa uno de los avances de la nanotecnología más destacables en los últimos años. Realizado de material genético es capaz de liberar su carga en las células que provocan la enfermedad y destruirla. Y no sólo serviría para ayudar a los aquejados de cáncer, también podría ser útil para ayudar en otras muchas enfermedades debido a que sus componentes están inspirados en nuestro sistema inmunológico.

 

Pese a no ser el primer robot de DNA que se inventa si que presentan ventajas destacables respecto a anteriores como el empleo de fragmentos de anticuerpos para transmitir los “mensajes moleculares”. Se trata de un sistema que ofrece muchas posibilidades para activar la respuesta inmune y programar terapias más efectivas frente a enfermedades tan invasivas como el cáncer.

 

¿Cómo funciona este robot? Con una apariencia similar a un cubo, está compuesto por dos mitades unidas por una bisagra y cerradas por unas moléculas capaces de reconocer células diana. Al llegar a su destino, las dos mitades del tonel se abren para liberar su carga, que puede consistir en fármacos o en moléculas capaces de interaccionar con receptores específicos de la superficie de las células y modificar su comportamiento.

En ambos casos esta señal, que se envía mediante fragmentos de anticuerpos, activaba el suicidio celular, un mecanismo habitual por el que se eliminan las células anormales o envejecidas.

 

Fuente Muy Interesante