Los asteroides han estado llamando la atención del mundo durante el último tiempo, principalmente debido al anuncio de la NASA de que comenzarán a entrenar astronautas para viajar en misiones tripuladas a estos cuerpos. Hace unas horas, se registró un asteroide que pasó muy cerca de la Tierra, aunque no tenía tamaño suficiente para causar daño alguno.

Con un diámetro de cerca de tres metros, este asteroide, llamado 2012 KT42, no supone ningún riesgo para el planeta ni la humanidad, puesto que no entró a la atmósfera y, aunque lo hubiera hecho, probablemente se habría desintegrado completamente o al menos habría reducido su tamaño de forma considerable antes de impactar en suelo o mar terrestre.

El 2012 KT42 se instaló dentro de los 10 asteroides que han pasado más cerca de la Tierra, ocupando el sexto lugar con su trayectoria que lo llevó a estar a una distancia de 14.000 kilómetros, lo que lo hace bastante significativo a pesar de su pequeño tamaño.

El cuerpo pasó a través del cinturón de Clark, lugar donde se encuentran los satélites geoestacionarios –que siguen la misma órbita de la Tierra y ,por ende, se encuentran siempre “frente” a un sector geográfico específico- sin dañar a ninguno de ellos.

A pesar de la cercanía que alcanzó con la superficie terrestre, que lo dejó entre los seis asteroides que han pasado más cerca, el cuerpo no era visible al ojo humano, sólo podía ser visto con instrumentos astronómicos.