El calentamiento global ha sido tema de debate y conversación en todo el mundo durante los últimos años, generando políticas y decisiones por parte de varios Estados y empresas que intentan frenar el avance del problema ambiental. Investigando los alcances de esta situación, científicos han llegado a la conclusión de que la temperatura de nuestro planeta podría aumentar en 3,5 grados Celsius en un futuro cercano.

En un reporte oficiado a la ONU, científicos anunciaron que la temperatura podría registrar un aumento de 3,5 grados Celsius, cifra mayor a la que había fijado el organismo internacional como límite para que la situación fuera manejable, correspondiente a 2ºC.

Este aumento podría provocar riesgos para la humanidad, el planeta y las especies que lo habitan, como sequías, inundaciones y crecimiento del nivel del mar, generando un desequilibrio que puede poner en peligro a las especies.

La herramienta de monitoreo utilizada para establecer las proyecciones del cambio climático se llama Climate Action Tracker y es un proyeto desarrollado en conjunto por Climate Analytics, Ecofys y el Instituto de Potsdam para la Investigación del Cambio Climático.

Además, los investigadores concluyen que la brecha entre la promesa de cambiar el clima y lo que realmente hacen los países, es cada vez mayor, lo que hace muy difícil disminuir los gases de efecto invernadero.

En la actualidad, el mundo emite alrededor de 44.000 millones de toneladas de estos gases anualmente, incluyendo dióxido de carbono y gas metano.