El dispositivo de alta presión puede inyectar la medicación directamente a través de la piel, sin necesidad de realizar una punción, lo que dejaría obsoletas a las agujas.

Los investigadores indicaron que la nueva jeringa está programada para ofrecer una gama de dosis de medicamentos a distintas profundidades y en diversas partes del cuerpo.

Este sistema será de gran ayuda para reducir las eventuales contaminaciones e infecciones por material médico no esterilizado, como es el caso de personas que deben inyectarse en forma periódica.

El inyector a presión desarrollado en el MIT se basa en un mecanismo llamado actuador de fuerza Lorentz, cuenta con un potente imán rodeado por una bobina de alambre con un pistón unido dentro de la ampolla de drogas.

El medicamento se inyecta a alta presión a una velocidad cercana a la del sonido y la abertura en el extremo del inyector es casi tan ancha como la trompa del mosquito.

Los investigadores están desarrollando una versión del dispositivo para suministrar fármacos en polvo. En este caso, la jeringa vibra girando el polvo, convirtiéndolo en un fluido que se puede enviar a través de la piel.

Más información en: Slashgear