La compañía de Cupertino logró con éxito que la forma en cuña de su notebook sea protegida por la ley a partir del pasado 5 de junio y por periodo de 14 años.

El MacBook Air se encuentra fuera del mercado desde hace bastante años, pero su forma única de cuña nunca había estado en propiedad de Apple. En vistad de ello, la empresa logró una concesión de propiedad sobre la cuña, lo cual puede ser el punto inicial para un enfrentamiento para los equipos Ultrabook.

Esta patente concedida es un conjunto de imágenes del MacBook Air con segmentos de línea, tanto continuas y discontinuas. Las líneas discontinuas no se reivindican por Apple para ser parte del diseño específicamente, mientras que las líneas continuas si. Como la patente describe, también hay algunos atributos en el dibujo que describen a lo que el dispositivo se parece.

“El sombreado gris en el dispositivo electrónico representa una superficie de aspecto metálico. Las líneas grises relativamente ligeros de sombra sobre las partes de la superficie indican el contorno y no son decoración de la superficie. Las líneas discontinuas son para el propósito de ilustrar las partes del dispositivo electrónico y no forman parte del diseño reivindicado”, indica el documento.

Esta patente, número D661, 296, estará en juego por un período de 14 años y se aplicó por primera vez el 1 de julio de 2011, siendo una continuación de una solicitud presentada el 19 de octubre de 2010. Esta patente fue concedida el 5 de junio de 2012, y desde luego se defenderá en los tribunales en un futuro cercano.

Más detalles en: The Verge