En un estudio publicado por la revista Nature, científicos de todo el mundo concluyen que la Tierra se acerca a un punto de inflexión con consecuencias similares a lo que ocurrió hace 12.000 años, cuando se pasó de la era de los glaciares al periodo interglacial actual.

Mucho se habla del calentamiento global, el aumento de desastres naturales y los cambios que está sufriendo el planeta, pero –según un artículo publicado por un grupo de dieciocho científicos en la revista Nature– es poco lo que se ha hecho al respecto. “Los seres humanos no han hecho nada realmente importante para evitar lo peor”, sentencia Arne Mooers, uno de los autores de la investigación.

En el estudio, los investigadores establecen que el cambio climático, las fluctuaciones extremas que afectan a la biodiversidad y el poco presupuesto disponible en el mundo para incentivar el cambio de fuentes de energía están conduciendo –en conjunto- a la Tierra hacia un punto de inflexión, en donde podrían ocurrir drásticos cambios en un periodo de hasta mil años.

Al respecto, Arne Mooers, quien además es profesor de biodiversidad del Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad Simon Fraser de Canadá, explicó que “el próximo cambio del estado global será muy perjudicial para nuestras civilizaciones y, una vez que un cambio planetario se produce, no hay vuelta atrás”, concluyó el científico.

Como conclusión, el estudio señala que si se sobrepasa un grado de transformación de la superficie terrestre en más de un 50%, no se podrá retrasar ni evitar el colapso del planeta.

Hasta el momento, este índice refleja un 43% de transformación, lo que hace que –por ejemplo- nuestro planeta sea mucho más susceptible a epidemias.