El fundador de la compañía Apple, una de las más grandes de la tecnología, temía que su hija fuera secuestrada, consumió varios tipos de droga en su juventud, tenía problemas de temperamento extremo y fue arrestado.

El documento, publicado de manera íntegra por el portal Wired, data del año 1988, cuando Jobs fue sometido a una revisión de antecedentes. El archivo fue obtenido por la revista online gracias a una solicitud del Acta de Libertad de Información, y emana del Servicio de Defensa Investigativa, dependiente del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

En el material oficial publicado, Steve Jobs explicó que tenía una hija ilegítima, y que podría ser extorsionado “si alguien la raptara”, indica el fundador de Apple en su declaración.

El reportaje de Wired además indica que Steve Jobs fue arrestado en 1975 por no pagar una multa de velocidad. Luego de eso, pagó la infracción y creyó que todo terminaría, pero cuando fue sujeto a investigación en el año 1988 el tema nuevamente salió a la luz, porque en sus declaraciones el afirmaba que no había sido arrestado nunca, por lo que tuvo algunos inconvenientes en esos momentos cuando los agentes notaron la discordancia de las declaraciones y los hechos.

El consumo de drogas es otro punto que llama la atención, puesto que el ex CEO de Apple admitió haber utilizado varios tipos de estupefacientes en su juventud, entre los que se encuentran marihuana, hachís y LSD. Este consumo se dio entre los años 1972 y 1976.

El último tópico que resalta el reportaje es el temperamento de Steve Jobs. Aunque sus problemas conductuales son relativamente conocidos en el mundo, en la declaración el fundador de la compañía de la manzana admite tener problemas de temperamento, aunque asegura que a ese momento –en 1988, fecha de las declaraciones y la investigación de antecedentes- ya los tenía controlados.

Revisa el reportaje completo de la revista Wired y el documento del Departamento de Defensa aquí.