El equipo del Viejo Continente logró superar el registro de teletransporte de bits cuánticos (qubits) establecido por científicos chinos el pasado mes de mayo.

Los profesionales asiáticos teletransportaron fotones a través de un lago, mientras que los europeos realizaron la misma operación entre las islas españolas de La Palma y Tenerife.

Los científicos occidentales debieron enfrentar una serie de dificultades, entre ellas el mal tiempo, para poder concretar su experimento, el cual demoró casi un año en completarse.

El registro de distancia de frenado de los chinos era de cerca de 100 metros, mientras que sus rivales superaron la marca por casi 50 metros, por lo que se abre la competencia para saber quien será el primero en teletransportar con éxito un qubit a un satélite en órbita.

Esta tecnología hará que surja una nueva era en las comunicaciones, ya que se podrán enviar mensajes sin tener que preocuparse de que están siendo decodificadas por los demás. Esto, ya que la información se envía de forma instantánea, sin tener que viajar a través del aire, no dejando lugar aquienes deseen capturar estos datos.

Los científicos europeos usaron fotones entrelazados para sincronizar los relojes que se utilizaron en ambos extremos de su sistema para que pudieran mirar a los qubits en los dos lugares en casi el mismo instante en el tiempo. Este nuevo método reduce la ventana de eventos de 10 nanosegundos a sólo 3.

Además indicaron que la adaptación de su técnica para teletransportar los qubits a un satélite debe ser más fácil en algunos aspectos, ya que hay menos ruido cuando se trata de teletransportarse hacia arriba en lugar de horizontalmente a través de la atmósfera.

Más información en: Phys