Microsoft indicó que la opción vendrá en forma pre-determinada en su último sistema operativo Windows 8, pero espera que los usuarios no lo usen todo el tiempo cuando naveguen, ya que eso puede afectar la venta de publicidad de la empresa.

“Do Not Track” es un sistema que permite a los consumidores aumentar el control sobre su privacidad y limitar el rastreo de los datos de sus búsquedas por la web. Los sitios y navegadores tenían acceso a esta información a través de sus cookies con el fin de mejorar su eficacia y entregar publicidad.

Varias páginas de internet, la última de ellas Twitter, han informado su compromiso con dicha norma y que permite a las empresas hacer un seguimiento de los contenidos que revisa un usuario si cuenta con su consentimiento expreso.

Microsoft explicó que tomaron la decisión de incluir por defecto “Do Not Track” porque consideran que “las personas son lo primero” y que sus usuarios deben “tener más control sobre cómo se comparte y se sigue su información online”.

Sin embargo, la compañía argumentó que así como sus consumidores son su mayor capital, también lo son las empresas que publicitan en su navegador, por lo que insta a llegar a un consenso para hacer respetar los derechos y la privacidad de los usuarios y mantener el negocio publicitario.

Más detalles en: Technet