La Vía Láctea se encuentra en curso de colisión con otra galaxia, y el impacto moverá al Sol desde su posición actual al espacio profundo, ha informado la NASA.

Nuestro galaxia chocará a Andrómeda, nuestra vecina del sistema, en alrededor de 4 mil millones años. La NASA dijo que es probable que el Sol se mueva de su lugar a una nueva ubicación en algún lugar de una de las galaxias, sin embargo la Tierra no será destruida.

La dramática noticia fue tomada después de una exhaustiva investigación sobre los datos del Telescopio Espacial Hubble de la NASA. Los astrónomos midieron el movimiento de Andrómeda, también conocida como M31.  En la actualidad está a 2,5 millones de años luz de distancia, pero se está acercando a la Vía Láctea. “[La galaxia] está inexorablemente cayendo hacia la Vía Láctea gracias a la atracción de gravedad mutua entre las dos galaxias y la materia oscura invisible que rodea a los dos”, dijo la NASA.

Después que las galaxias colisionen tardará 2 mil millones de años  antes que se fusionen y formen una sola galaxia más grande. Si bien las imágenes de las galaxias muestran los objetos muy apretados, en realidad, el espacio entre las estrellas es tan grande que es muy improbable que choquen entre sí.

Después de la primera colisión las cosas se complican aún más, dijo la NASA, ya que otra galaxia (la galaxia del Triángulo, M33) también se unirá a la fiesta y golpeará al par mientras se están fusionando.

Científicos de la NASA dieron la bienvenida a la noticia, que terminó con 100 años de la especulación.

En este video puedes ver una simulacion de la colisión hecha con el  GPU de NVIDIA y la tecnología de Kepler: