El creador de Linux fue galardonado con el Premio Millennium por parte de la Academia de Tecnología de Finlandia, conocido también como el “Nobel de Tecnología”, en reconocimiento por haber creado el sistema operativo y seguir adelante con las modificaciones al código kernel, que permite el trabajo conjunto de software y hardware.

Y antes de que se conociera el anuncio oficial, Torvalds aclaró ciertos puntos sobre el éxito de Linux indicando que “la idea del código abierto es que se permita a todos ser egoístas, no sobre tratar todos juntos de contribuir a un bien común”.

“El código abierto realmente funciona si todo el mundo está contribuyendo por sus propias razones egoístas, ahora, esas razones egoístas de ninguna manera deben tener compensación económica”, recalcó.

Junto con ello, Linus Torvalds recalcó la confianza que se debe tener en los miles de desarrolladores que trabajan en las constantes actualizaciones de Linux, y como a su vez ellos, confían en que sus ideas no serán rechazadas por asuntos ajenos al trabajo infórmatico.

“No es sólo que puedo confiar en un colaborador para hacer lo correcto, es que a su vez puede confiar en mí para ser imparcial y hacer lo correcto. Y es por esta cuestión de confianza que no quiero hacer de Linux una empresa comercial”, apuntó.

“Yo no quiero a la gente que tiene apariencia de parcialidad y también quiero que la gente pueda confiar en que soy imparcial, no sólo porque me han visto mantener el núcleo en los últimos años, sino porque saben que, simplemente, no tengo ningún incentivo para apoyar a una compañía de Linux sobre otra”, señaló.

Consultado sobre la decisión de Microsoft de ofrecer una versión de Linux en su servicio de nube Azure, Tolvalds reconoció que esto le genera una gran “satisfacción”.

“Bueno, vamos a decir que me siento aliviado de que Microsoft parece tener algo de decencia para dejar ver a Linux como el enemigo. Todo el asunto ‘cáncer’ y ‘antiamericano’ era realidad bastante embarazoso.

Más detalles en: BBC