La firma finesa indicó que la desafectaciones se extenderán hasta fines de 2013 y que además conllevará el cierre de varias fábricas a lo largo del mundo y la venta de activos no prioritarios como su filial de teléfonos de lujo Vertu.

Nokia, con una plantilla mundial de 130.000 empleados, anunció un amplio plan de reestructuración enfocado en un recorte de los gastos operativos para volver a generar “números azules”.

La reducción de personal afectará al 7,7% de su fuerza laboral mundial, lo qu se suma al cierre de la planta de producción de Salo, la única que Nokia mantenía en Finlandia.

“Los recortes previstos son una consecuencia difícil de las medidas que creemos que debemos adoptar para garantizar a largo plazo la capacidad competitiva de Nokia”, señaló el consejero delegado de la compañía, Stephen Elop.

Además, la compañía corrigió a la baja sus pronósticos para el segundo trimestre del año debido a que el éxito de sus smartphones, incluido los nuevos modelos Lumia, no fue lo esperado.

Nokia pretende recortar gastos operativos de su división de Dispositivos y Servicios hasta llegar a los los 3.000 millones de euros antes de finales de 2013.

A esto se suma la decisión de vender activos no prioritarios, como su filial de teléfonos móviles de lujo Vertu, la cual ya fue adquirida por una empresa de capital riesgo nórdica este jueves.