El organismo elevó el nivel de riesgo con el que los clasifica ante la evidencia de que está relacionado con la aparición de cáncer de pulmón y de vejiga.

Según un informe de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer (IARC), departamento de la OMS experto en oncología, se reclasificaron los gases generados por la combustión del diésel desde el grupo 2A de probables cancerígenos al grupo 1 de sustancias que tienen relación concreta con el cáncer.

“El grupo de trabajo ha detectado que la combustión del diésel es una causa de cáncer de pulmón y también ha advertido una asociación positiva con un mayor riesgo de cáncer de vejiga”, ha indicado IARC en un comunicado.

La decisión es resultado de una reunión de una semana de duración de expertos independientes que evaluaron la última evidencia científica sobre la posibilidad de que los gases del diésel y la gasolina provoquen cáncer.

En cuanto a la combustión de la gasolina, el grupo dijo que los gases generados deberían ser clasificados como “posiblemente cancerígenos para los humanos”, lo que no modifica la evaluación previa del IARC, realizada en 1989.

Más detalles en: IARC