Un ciudadano de Reino Unido aseguró que el dispositivo de Samsung explotó en circunstancias que manejaba su auto, recalcando que el smartphone no estaba conectado a ningún accesorio al momento del incidente.

La víctima indicó, con imágenes en mano, que el incidente provocó que la carcasa de su galaxy S3 resultara quemada, indicando que “mientras conducía mi coche de repente una llama blanca, chispas y una explosión salió del teléfono”.

A pesar de la explosión, el teléfono siguió funcionando pero no era capaz de conectarse a ninguna red móvil. El usuario asegura que llevó el terminal a la tienda Carphone Warehouse donde se quedaron con él para averiguar qué había provocado la explosión.

Este es uno de los primeros casos de combustión espontánea en un dispositivo Samsung, algo de lo cual no es ajeno su rival Apple, ya que varios de sus usuarios han denunciado incidentes similares.

Uno de los hechos más emblemáticos ocurrió en Australia, donde un hombre tenía su iPhone en el bolsillo, durante un vuelo, cuando el dispositivo comenzó a arder.

En tanto, Intel acusó a Android de no aprovechar la capacidad de los chips multi-núcleo, además de sobrecalentarlos, al apuntar que el SO no siempre está adaptado a los hardware que lo portan.