Una molécula creada a partir del mencionado antioxidante podría tener la capacidad de frenar el virus del VIH. Sus primeras pruebas in vitro han alcanzado un 100% de efectividad, por lo que se iniciarán pruebas en primates y luego con humanos.

El antioxidante natural hydroxytyrosol, que se encuentra presente en los olivos, podría inscribirse como uno de los elementos poco conocidos más importantes de la saludo del último tiempo, al ser fundamental en la búsqueda de la disminución del riesgo de contagiarse con el VIH, ya que a partir de él, científicos españoles crearon una molécula con una gran capacidad antiviral y antiinflamatoria, con el potencial de convertirse en un microbicida capaz de atacar el virus causante del SIDA.

Si bien, no se trata de una cura definitiva contra el temido mal, la empresa encargada del desarrollo de la nueva molécula explicó que sí se podría utilizar como una barrera para evitar contraer la mortal enfermedad.

Los pronósticos son muy alentadores, ya que fue probada en modelos in vitro y alcanzó una efectividad del 100%, por lo que se gestionará un proyecto para probarla como gel en primates y, posteriormente, si todo sale bien, en humanos, proceso que podría durar hasta el año 2015.

La molécula que podría actuar como microbicida se diferencia de otros antivirales de este tipo porque no intenta frenar la entrada del VIH, sino que impide que el virus se integre en los genes de quienes se infectan, no deja que sea asimilado como tal.

Al respecto, José Alcamí, encargado del estudio que se realizará con el gel en monos, explicó que “para sobrevivir, el virus se tiene que integrar en nuestros genes, lo que hace que sea casi imposible de erradicar. Sin embargo, este fármaco actúa en este proceso, impidiendo que el virus se ancle en el organismo y, por lo tanto, acaba muriendo”, concluyó el investigador.