El Ministerio de Energía informó que toma fuerza la medida de no prolongar la vigencia del decreto, que finalizaba el próximo 31 de agosto, puesto que la situación hídrica que afecta al país se encuentra en buen pie.

“Si la hidrología es buena el decreto no se extiende, pero nos resta aún gran parte de julio y agosto, por lo que si esto continúa en el ritmo hidrológico que tenemos hoy en día el decreto debiera expirar en esa fecha”, explicó el subsecretario Eduardo del Campo.

El decreto, promulgado en febrero de 2011, ya fue prorrogado en tres ocasiones y entrega poderes al gobierno para establecer medidas para el ahorro de energía como reducción del voltaje para el consumo hogareño, limitación de uso de agua de embalses y mejoramiento en la gestión de las redes eléctricas.