Expertos de todo el mundo dieron a conocer su programa de investigación destinado a determinar los tejidos en los que el virus persiste en individuos que han recibido antirretrovirales y determinar las causas de la activación inmune y sus consecuencias en la perdurabilidad de la enfermedad.

La iniciativa es desarrollada por Francoise Barré-Sinoussi, premio Nobel de Medicina 2008, y Steven Deeks, profesor de medicina de la Universidad de California, y surgió gracias a los resultados efectivos de la terapia génica en la cura de la infección del VIH.

Los científicos explicaron que se basaron en el caso de Timothy Brown, quien recibió un transplante de médula de un donador “naturalmente” resistente al VIH en 2007, mientras suspendía el tratamiento con antirretrovirales, y se curó.

“Él está considerado como curado de VIH, luego de cinco años se ha probado que la cura es posible”, señaló.

El plan se basa también en el grupo de portadores de VIH que naturalmente se curan, conocidos como “controladores élite”.

Los siete puntos de la estrategia incluyen determinar los mecanismos celulares y virales que mantiene la persistencia del VIH, así como la definición del papel de los mecanismos que contribuyen al establecimiento de la infección latente y definir el papel de la replicación viral.