La NASA pretende llegar a Europa, el satélite del planeta más grande del sistema solar, en 2026 y explorar sus océanos líquidos, enterrados bajo seis kilómetros de hielo.

Conseguir el éxito será difícil, pero una vez que la misión logre llegar al agua, el interior de Europa será explorado por el más avanzado vehículo submarino autónomo que se haya construido.

Se trata de DEPTHX, una idea original de Bill Stone, director general de Stone Aerospace, en conjunto con la Universidad Carnegie Mellon, el Southwest Research Institute, la Universidad de Texas, la Escuela de Minas de Colorado y el Centro de Investigación Ames de la NASA.

El DEPTHX está diseñado para explorar y cartografiar las zonas sumergidas, mientras que recoge muestras de agua. A diferencia de los Mars Rovers, la increíble distancia a Europa y el cambiante entorno acuoso impide cualquier tipo de sistema de control desde la Tierra. En cambio, el DEPTHX tendrá que pensar por sí mismo.

Más detalles en: Gizmodo