El buscador recibió de parte del FTC, organismo fiscalizador de comercio de EEUU, una millonaria multa por ignorar “Do not track” del navegador de Apple, Safari.

Hasta hace un tiempo, Google se encontraba utilizando un código, o cookie, para engañar al navegador web Safari sobre la herramienta Do Not Track, que es para impedir que sitios web monitoreen la actividad del usuario en la red.

La situación fue denunciada en febrero de este año por el periódico estadounidense, The Wall Street Journal, lo que ocasionó toda una investigación del caso por parte del FTC –Federal Trade Comission, Comisión Federal de Comercio- y la desactivación del código en el buscador para no seguir rastreando a los usuarios de Safari.

Finalmente, ahora se sabe que la compañía de Mountain View arriesga una millonaria multa de alrededor de 22,5 millones de dólares, la que correspondería a la multa más alta pagada por una sola empresa a dicho órgano fiscalizador.

Desde Google se defienden diciendo que el cookie que realizaba la cuestionada acción de engañar a Safari de Apple era algo involuntario, que no tenía ningún fin para el buscador, ni siquiera publicitario, que todo había sido una especie de mal entendido, agregando que esto no había dañado a los usuarios.

Pero el problema está en que la compañía habría violado acuerdos suscritos anteriormente con la institución.

El código que permitió al buscador engañar al navegador de Apple fue encontrada en la página del centro de ayuda de la plataforma en el año 2009.

Originalmente la multa que se interpondría a Google sería de cerca de 10 millones de dólares, sin embargo, con el paso de los meses ésta ha aumentado hasta llegar a los 22,5 millones de dólares que sabemos en la actualidad.

Más información en The Wall Street Journal.