La empresa de Redmond puso de manifiesto que a lo largo de los años el sistema que permite a los usuarios usar su impresora se ha convertido en una complicada arquitectura de impresión para apoyar una amplia gama de dispositivos, por lo que apunta a una nueva solución.

Y es que el actual sistema de impresión, según Microsoft toca múltiples capas y facetas de Windows, por lo que apunta a que su nuevo sistema operativo reimagine el proceso de imprimir y preste apoyo a una serie de dispositivos.

Para ello, creó una nueva arquitectura de driver de impresión para Windows 8 llamado la versión 4. Este sistema utiliza drivers más pequeños y más rápidos y soporta una estructura de impresión marco.

La idea detrás de esta estructura de impresión marco es permitir a la gente instalar una impresora sin necesidad de contar con drivers específicos.

Microsoft también menciona que trabajó para determinar la forma de dar a los desarrolladores de aplicaciones de Metro la posibilidad de imprimir. Eso dio lugar a la reinvención de cómo está habilitada la impresión desde Windows RunTime.

Microsoft argumentó que en Windows 7 y versiones anteriores del sistema operativo cada impresora necesita un driver específico para trabajar. Eso significaba que Microsoft tuvo que incluir un gran número de drivers y sistemas operativos.

En lugar de instalar numerosos driver de impresora en Windows 8, el sistema operativo utiliza la estructura de impresión marco . El marco es extensible, soporta la impresión en los dispositivos existentes y permite a los fabricantes incluir soporte para nuevos dispositivos, incluso si no se han diseñado todavía.

Más detalles en: Slashgear