Según la agencia espacial, el dispositivo superó una prueba clave al ser testeado con una nave que cruzó la atmósfera a más de 12.200 kilómetros por hora.

La prueba se realizó en Wallops Flight, Virginia, y la NASA explicó que el “vehículo inflable de reingreso” se separó de la punta del cono de un cohete a unos 450 kilómetros por hora sobre el Océano Atlántico en las costas de Carolina del Norte luego de 20 minutos de vuelo.

Un bote de alta velocidad busca recuperar el escudo anticalor de más de 300 kilos de peso.

El propósito del lanzamiento era determinar si una cápsula espacial puede utilizar una protección inflable externa para protegerse al entrar a la atmósfera a una velocidad hipersónica durante un descenso planetario.