Los CEO de las respectivas empresas acataron el pedido de la jueza Lucy Koh de intentar restaurar el diálogo entre ambos gigantes de la tecnología y así tratar de lograr una solución amistosa a la demanda por infracción de patentes, pero no se obtuvieron resultados.

Apple acusa a Samsung de copiar el diseño y algunas funciones de su iPad y iPhone y está pidiendo una prohibición de ventas de la surcoreana en Estados Unidos. Además, exige una compensación económica.

Por su parte, Samsung -que está tratando de expandirse en los Estados Unidos- asegura que Apple infringió varias patentes. Entre ellas incluye algunas relacionadas con su tecnología inalámbrica.

Los altos ejecutivos de ambas empresas habían participado en una mediación con un magistrado de Estados Unidos antes de la celebración del juicio, pero no llegaron a ningún acuerdo.

Sin embargo, después de semanas de juicio Koh les pidió explorar una posible negociación una vez más. “Veo aquí riesgos para ambas partes”, dijo Koh la semana pasada.

Los argumentos finales están programados para este martes. Pero el abogado de Samsung, Kevin Johnson, afirmó este lunes en la Corte que la conversación no había dado resultados. “Nos vemos mañana”, dijo Johnson.