A simple interpretación pareciera que las mujeres finalmente son más longevas que los hombres y esto no es precisamente porque trabajen menos o tengan menos riesgos, sino que más bien se trataría de una mutación en el ADN mitocondrial que no afectaría a las féminas.

Extrañamente, un estudio llevado a cabo en la conocida y hasta odiada mosca de la frutal, condujo a que un grupo de científicos descubriera las razones que hacen que las mujeres tengan una vida más larga que la de los hombres. Se trata de la investigación de la Universidad de Monash en Australia y la de Lancaster en Inglaterra, cuyos resultados ya fueron publicados en la popular revista Current Biology.

Para alcanzar dichas respuestas, los científicos hicieron un análisis mitocondrial de 13 grupos de moscas de la fruta, tanto en machos como en hembras, ya que son estas las que se encargan de la transformación de la energía al procesar el alimento en el cuerpo. Así es como se comienza a explicar la longevidad de las mujeres, pues la mitocondria mutada, es una herencia que sólo traspasan las madres a los hijos.

Al respecto, uno de los doctores a cargo de la investigación, Damian Dowling, explicó que se encontraron variadas mutaciones en el ADN de la mitocondria, las cuales no tendrían efectos en el patrón de envejecimiento de las mujeres, pero que sí afecta a los hombres en cuanto al periodo de tiempo en que viven. Asimismo, Dowling señaló que “todos los animales poseen mitocondria y la tendencia de las hembras a vivir más que los machos es muy común en variadas especies diferentes”.

En otras palabras, lo que finalmente este estudio en moscas de la fruta arrojó, es que si la mutación mitocondrial ocurre, este proceso afectará sí o sí a los padres y no así a las madres por una especie de selecció natural que acontece. Sin embargo, el mismo científico indicó que esta es sólo una de las variables más que tiene influencia en la longevidad, pues también se encuentran el estilo de vida o factores sociales, por ejemplo.

Finalmente, en cuanto al estado de la investigación, ahora comenzará un proceso distinto, donde se buscará encontrar los mecanismos genéticos que puedan ayudar a que los efectos del ADN mitocondrial mutado, no sean tan dañinos para los hombres.

Más información en BBC CO.