Aunque los de la red social acaban de actualizar sus aplicaciones tanto para iOS como para Android, pareciera ser que siempre en la de iOS ponen más ahínco o bien por alguna extraña razón les resulta mejor, de lo contrario en Palo Alto no los obligarían a utilizar esta última versión.

Este “deber hacer” que Facebook le ha impuesto a sus empleados, tiene como fin principal el hecho de que vean cómo realmente está funcionando la versión para Android, encontrar lo deficiente y así poder mejorarlo para equiparar entonces el nivel de las versiones para uno y otro sistema operativo de los dispositivos móviles.

Sin duda pareciera una política algo fuerte y dictatorial, pero se percibe así aún más cuando fuentes cercanas han señalado que a los trabajadores les están requisando los iPhones para reemplazarlos por smartphones con Android. Ahora, este supuesto exceso de profesionalismo sigue siendo algo radical y aunque en post de los beneficios y prestigio de la red social y de la empresa, debe seguramente molestar a más de uno de sus empleados.

Con este medida entonces, cabe esperar que pronto los usuarios de Facebook reciban una actualización a la par con la de iOS, pues con la medida los defectos no tardaran en encontrarse, sobre todo si ellos son más exigentes con la aplicación que los usuarios por el hecho de conocerla de primera mano e internamente.

Más información en Android Police