La agencia espacial se propone lanzar una línea de pequeños satélites llamados “PhoneSats” que son más baratos de fabricar y más fáciles de construir que los que se ha producido en el pasado.

Para lograr esto, los ingenieros están utilizando teléfonos inteligentes Android no modificados – uno tendrpa un prototipo de HTC Nexus One, y el otro un Nexus Samsung S – para realizar muchas de las funciones clave de un satélite.

Como explica la NASA en su sitio web, estos smartphones off-the-shelf “ofrecen una amplia gama de capacidades necesarias para los sistemas de satélites, incluyendo procesadores rápidos, versátiles sistemas operativos, múltiples sensores en miniatura, cámaras de alta resolución, receptores GPS y varias radios”.

“Este enfoque permite a los ingenieros ver qué capacidades tecnologías comerciales pueden proporcionar, en lugar de intentar soluciones de tecnología de diseño personalizado para satisfacer las necesidades de ajuste”, añade la NASA.

El costo total de la construcción de uno de estos satélites prototipo cuesta sólo 3.500 dólares. Se espera poner en marcha tres de estos dispositivos a bordo del primer vuelo del cohete Antares a finales de este año.

Más detalles en: Mashable