En su trabajo diario, David Morrison es el científico principal del Instituto de Astrobiología de la NASA, donde se especializa en el impacto de un asteroide, la defensa terrestre de la misma exploración planetaria y la búsqueda de vida extraterrestre. Además, es lo más cercano que la agencia espacial tiene en cuanto a un experto en el apocalipsis.

Durante los últimos ocho años, Morrison ha sido el responsable de la columna “Pregúntale a un astrobiólogo” del sitio web del instituto, el cual se convirtió en el lugar preferido por los ciudadanos interesados ​​a escribir a la NASA y preguntar si el mundo realmente terminará el 21 de diciembre de 2012.

“Me he vuelto un poco obsesionado con eso”, dijo. Incluso si las interacciones no suelen ir más allá de dos correos electrónicos, no se cansa de escuchar las respuestas. “Es la profundidad de su compromiso que es tan increíble, que van a ir a esas contorsiones mentales para tratar de pensar en una forma de preservar sus creencias a pesar de la evidencia de lo contrario”.

“Hay gente que sin duda lr gusta pensar que vivimos en tiempos especiales”, dijo. Loúnico que hace la gente es enviar por correo electrónico es que buscan una causa racional para el fin del mundo. “Si son cristianos ortodoxos pueden pensar en términos del rapto o el regreso de Jesús o algo así, pero estas personas en su mayoría no utilizan esa terminología. Ellos no lo está conectando con un fin religioso de los días. Pero es sin duda una motivación similar”.

La idea más popular dice que un planeta oculto llamado Nibiru, que supuestamente descubierto por los sumerios antiguos y perdido hace mucho tiempo debido a su amplia órbita dará la vuelta a nuestro sector de la Vía Láctea para colisionar con la Tierra.
Ha hecho los vídeos de YouTube que explican minuciosamente por qué el mundo no se acabará en 2012, pero sólo para ver el logotipo de la NASA en el principio de la película, coratar el material añadido a los vídeos de respuesta a otros con títulos como “La NASA confirma la existencia de Nibiru”.

Tiene la intención de seguir respondiendo a las preguntas del fin del mundo hasta el 23 de diciembre. Él es plenamente consciente de que en la mentalidad apocalíptica, la fecha arbitraria puede ir y venir con la fe de que nada sucederá. Pero si una nueva cuenta atrás comenzará, por ejemplo en algún momento de 2014, él ya no contestará tus preguntas.

Más detalles en: The Awl