La inteligencia artificial se parece al crecimiento de los niños, cada paso que da es para sorprenderse y decir “mira como avanza”. En este caso hace que los robots ya tomen sus paletas de tenis de mesa y sigan la convicción de que la práctica hace al maestro aunque sea un androide.

Cada día estamos más cerca de vivir en un ambiente como el montado en los Supersónicos, sin embargo, los robots que conviven hoy en día con el ser humano, también necesitan de un proceso de aprendizaje que les permita perfeccionarse.

Este es el caso del robot que juega tenis de mesa. Se trata más bien eso sí, de un brazo robótico como el MIT, el cual luego de adquirir poco a poco los patrones del juego, es capaz de jugar una partida con un ser humano. El proyecto es llevado a cabo por el Instituto Max Planck de Alemania y su proceso comienza cuando desarrolla un algortimo de aprendizaje que le permite mover el brazo y golpear la pelota, misma que es localizada gracias a un sistema de visión artificial que tiene incorporado.

Cabe destacar que en el siguiente video se puede observar como el brazo robótico logra desarrollar 25 patrones de movimientos básicos para golpear la pelota y responder así al tiro del oponente. Eso sí, la agilidad es otro cuento, por lo que no llegará siempre a las pelotas esquinadas. Al menos no por el momento, pues se encuentra en el proceso de adquirir mayor perfección de sus movimientos y golpes.

Mira los videos a continuación:

Vía Alt040