Un grupo de científicos de Escocia han sugerido un enfoque único para la lucha contra el calentamiento global. Los científicos creen que la respuesta a ese fenómeno es una gigantesca nube de polvo de asteroide que puede actuar como “sombrilla” para la Tierra.

Según los científicos, un proyecto que reduce la cantidad de radiación solar que la Tierra recibe sólo un 1,7% podría contrarrestar los efectos del aumento global de la temperatura de 3,6 °F.

Uno de los investigadores, llamado Russell Bewick de la Universidad de Strathclyde, dice que una reducción del 1,7% es tan pequeña que apenas se notaría en la Tierra.

Hay alternativas al uso de una gigantesca nube de polvo de un asteroide para proteger a la Tierra. Otra propuesta sería colocar espejos gigantes en el espacio, pero este plan sería muy costoso y requiere de la construcción en el espacio exterior.

Los científicos creen que el asteroide podría anclar gravitacional una nube de polvo en el espacio para bloquear la luz solar y enfriar la Tierra. El científico especifica que no recomienda la geoingeniería simplemente para reducir las emisiones de carbono del planeta.

La teoría sugiere que el asteroide y su enorme nube de polvo se coloquen en el punto Lagrange L1, que es cerca de cuatro veces la distancia de la Tierra a la Luna.

El plan entonces usaría algo que se llama un “conductor de masas” que consta de electroimanes para lanzar el material derivado del asteroide.

Los científicos dicen que el conductor de masa podría servir como un cohete para empujar el asteroide de su punto orbital. Los investigadores también han elegido un candidato potencial en un asteroide cercano a la Tierra llamado 1036 Ganymed.

La nube necesaria para proteger a la Tierra de la radiación solar tendría que medir unos 11 mil millones de millones de libras en masa y unos 1.600 kilómetros de ancho.

Más detalles en: Slashgear