Científicos japoneses descubrieron que el mayor punto oscuro en la Luna, conocido como el “Océano de las tormentas”, se debe a un impacto cósmico gigante que creó un mar de magma de más de 3.000 kilómetros de ancho y varios cientos de profundidad.

A pesar que los seres humanos nunca hemos visto la parte oscura de la Luna, esto se debe a que esta no se encuentra mirando hacia nuestro planeta.

Una de las explicaciones de este caso, es que los expertos han encontrado zonas que muestran concentraciones bajas de calcio piroxeno y grandes cráteres de impacto. Este tipo de piroxeno se encuentra vinculado con la fusión y la excavación del material lunar, el cual sugiere que el “Océano de las Tormentas” es una reminiscencia de un gran impacto.

Ryosuke Nkamura, autor principal del estudio, señalo que “en el Universo se producen colisiones lo suficientemente grandes como para crear el “Océano de las tormentas”, así como otras cuencas de la Luna. Son capaces de despojar completamente al satélite de su corteza original”.

Tras esto, los científicos han señalado que dicho impacto la corteza lunar se transformo en lo que es hoy.
Hace bastante tiempo que varios investigadores especulaban que el “Océano de las tormentas” era una verdadera reliquia de un gran impacto. Pero para algunos, esta idea era sólo algo ambiguo, debido a que no había signos claros topográficos.