En los últimos tiempos nos hemos hecho eco de algunas acusaciones de la organización ecologista PETA que ha atacado de forma muy dura a Nintendo por, por ejemplo, supuesto fomento de maltrato de animales en juegos como Mario o Pokémon.

El último de los casos, de hecho, ha sido el más reciente, con un minijuego gratuito creado para advertir a los aficionados de la crueldad de la conocida saga. “Al igual que muchos animales del mundo real, Pokémon trata a las criaturas como objetos sin sentimientos que se usan para cosas como el entretenimiento humano y como objeto de experimentos”, explicaba PETA en comunicado oficial hace unos días.

La contestación de Nintendo se ha hecho esperar pero ha sido firme. “Nintendo y la Pokémon Company se toman muy en serio el uso inapropiado de sus productos y de sus propiedades intelectuales”, ha amenazado la compañía nipona ante el uso indiscriminado de sus iconos para las campañas de la protectora de animales.