Los de Cupertino analizan dejar de utilizar los procesadores Intel en sus computadores Mac, en favor de chips similares a los usados en el iPad y el iPhone.

Según un informe de Bloomberg, los ingenieros de Apple creen que sus propios chips algún día serán lo suficientemente potentes como para ejecutarse en computadores portátiles y de escritorio, pero este cambio probablemente no sucederá en los próximos años.

Apple cambió en 2005 de los PowerPC a los Intel x86, en uno de los movimientos más sorprendentes de ese año, ya que los de Cupertino sostuvieron durante mucho tiempo que los procesadores PowerPC son mejores que los de Intel.

Pero en la actulidad, los diminutos chips de baja potencia presentes en tabletas y teléfonos inteligentes son los que mueven el mercado. Apple es conocido por la liberación de portátiles muy delgadas y ligeras – como el MacBook Air y el último MacBook Pro 13″ con Retina- que se beneficiarían de estos chips.

El cambiar a otro fabricante de chips sería un duro golpe para Intel, que está luchando para capturar parte del mercado de las tabletas y teléfonos inteligentes con su propia línea de chips de bajo consumo de energía, llamado Atom.

Más detalles en: Mashable