Un grupo de científicos logró descubrir la galaxia MACS0647-JD, la más alejada del espacio, ya que observó a 420 millones de años después del Big Bang y donde su luz viajó 13.300 millones de años para llegar a la Tierra.

Para poder dar con MACS0647-JD, los astrónomos combinaron el poder de los telescopios espaciales Hubble y Spitzer de la NASA y el efecto natural de lente gravitacional que se produce en el espacio.

Este hallazgo es el último descubrimiento de un programa que utiliza lentes de zoom naturales para revelar galaxias distantes en el universo temprano. El equipo de astrónomos CLASH liderado por Marc Postman, del Space Telescope Science Institute en Baltimore utiliza cúmulos masivos de galaxias como telescopios cósmicos para ampliar las galaxias distantes detrás de ellos. Este efecto se denomina efecto de lente gravitacional.

En el camino, 8.000 millones años después de su viaje, la luz de MACS0647-JD tomó un desvío a lo largo de varias rutas por el cúmulo masivo de galaxias J0647 7015. Sin el aumento que proporciona el cúmulo, los astrónomos no habrían visto esta galaxia.

Gracias al efecto de lente gravitacional, el equipo de investigación CLASH pudo observar tres imágenes ampliadas de MACS0647-JD con el telescopio Hubble. La gravedad del cúmulo impulsó la luz de la galaxia lejana, por lo que las imágenes aparecen alrededor de ocho, siete, y dos veces más brillante que la que tendrían en realidad, lo que permitió a los astrónomos detectar la galaxia de forma más eficiente.