Se trata del cometa Hergenrother, el cual se encuentra atravesando el Sistema Solar y fue captado gracias al telescopio de la NASA Géminis, ubicado en Hawaii.

Esto permitió observar el cuerpo celeste que en las últimas semanas ha estado generando impresionantes explosiones de material cometario, en la antesala de su total fragmentación.

“El cometa Hergenrother se está dividiendo”, dijo Rachel Stevenson, investigadora post-doctoral en el Laboratorio de Propulsión a Chorro en Pasadena, California.

“Con el uso del telescopio óptico Géminis en la cima del Mauna Kea, Hawaii, hemos resuelto que el núcleo del cometa se ha separado en al menos cuatro piezas distintas que han provocado un gran aumento en la formación de polvo”, agregó.

El evento de fragmentación del cometa se detectó inicialmente el 26 de octubre por un equipo de astrónomos del Observatorio Remanzacco, usando el Telescopio Faulkes Norte en Haleakala, Hawaii. El fragmento inicial también fue fotografiado por el telescopio WIYN, en el Kitt Peak National Observatory en Arizona.

Para aquellos interesados en ver Hergenrother, con un telescopio de mayor tamaño y un cielo oscuro, el cometa se puede ver entre las constelaciones de Andrómeda y Lacerta. La órbita del cometa 168P/Hergenrother está bien definida. Ni el cometa, ni ninguno de sus fragmentos, son una amenaza para la Tierra.