Esta semana se le concedió a Apple una patente para el diseño de los conectores de la tarjeta SIM que se encuentran en la mayoría de dispositivos móviles, un paso crítico para la empresa, no sólo en términos de su futura iniciativa para hardware móvil, sino también su capacidad para defenderse de la oposición de rivales en curso sobre la evolución de la tecnología.

En particular, Apple y Nokia han estado peleando por el futuro de los diseños del conector de tarjeta SIM desde que el European Telecommunications Standards Institute acordó establecer políticas claras sobre cómo sus empresas miembros licenciaban sus patentes relacionadas con la tecnología.

Viéndose forzada por la iniciativa, Apple se comprometió en febrero a licenciar sin royalties por sí mismo el ahora oficial diseño nano-SIM si la ETSI fallaba a su favor, lo que la organización finalmente hizo tan sólo unos meses más tarde.

El último diseño de Apple que presentó ante la Oficina de Marcas y Patentes de EEUU en el día de Navidad cubre diversos métodos para insertar y expulsar una tarjeta SIM en los dispositivos de tal manera que protege la tarjeta y el dispositivo de daños si el usuario lo introduce incorrectamente.

El existente “sistema de bombeo” de Apple o herramienta de expulsión de SIM, se citó específicamente en la presentación, pero iPhones y iPads no son los únicos productos que se ven beneficiados con esta medida, ya que también puede aplicarse a los centros de medios, MacBooks o grandes pantallas, dice Apple.

La victoria del fabricante del iPhone, de la mano del anterior fallo del ETSI, puede obligar a Nokia y a otros rivales a ceder en su oposición continua al liderazgo de Apple en el campo y, potencialmente, retirar decenas de presentaciones de patentes relacionadas con tarjetas SIM que quedaron pendientes.

Más detalles en: Apple Insider