La estrella similar al Sol más cercana a la Tierra cuenta con cinco planetas orbitándola, uno de los cuales está en la “zona habitable”, donde el agua líquida puede existir, dicen los astrónomos.

Así, Tau Ceti se une a Alfa Centauro como una estrella cercana conocida por albergar planetas.

En ambos casos, los planetas se encontraron no por espionaje a través de un telescopio, sino más bien mediante la medición de los efectos sutiles que tienen en la luz de sus estrellas madre.

En la danza gravitacional de un planeta alrededor de una estrella, el planeta hace la mayor parte del movimiento. Pero la estrella también se tira un poco hacia adelante y atrás como las órbitas planetarias, y estos movimientos sutiles de la estrella aparecen como cambios en el color de la luz de la estrella que vemos desde la Tierra.

Esta medición de la “velocidad radial” es un asunto difícil, ya que los cambios ligeros en las estrellas también pueden obedecer a otra serie de razones, y requiere escoger el componente específicamente planetario de todo este “ruido”.

Ahora, Hugh Jones, de la Universidad de Hertfordshire y sus colegas han perfeccionado su “modelado de ruido” con el fin de restar, y así ver las más pequeñas señales escondidas en los datos – comenzando con Tau Ceti.

“Es una estrella en la que tenemos una gran cantidad de datos – un orden de magnitud más datos de lo que tenemos para casi cualquier otra estrella”, dijo el profesor Jones a BBC News.

“Es una buena opción para probar qué tan bajo se puede ir, qué tamaño de las señales podemos recoger”.
El quinteto incluye planetas entre dos y seis veces la masa de la Tierra, con períodos de entre 14 y 640 días.

Uno de ellos, llamado HD 10700e, se encuentra a una distancia de Tau Ceti similar a la que tiene la Tierra del Sol, ubicándose en la llamada zona habitable.