Los de Mountain View presentaron en los banners de publicidad la función llamada “Clicks Confirmados”, lo cual permite reducir en forma significativa los ingresos accidentales de los usuarios.

Con esto, el usuario que quiera ingresar a un banner de publicidad visto en los sitios de Google deberá confirmar su intención de acceder al mismo, dejando atrás el llamado “problema del dedo gordo”.

Es habitual que en sistemas como Android, de código abierto, la mayoría de las aplicaciones gratuitas contengan publicidad por lo que es más habitual aún que sin querer, los usuarios hagan click en esos anuncios cuando en realidad no es su intención.

Los clicks accidentales más propensos son aquellos que se producen en el borde exterior del bloque de anuncios, probablemente cuando los usuarios tratan de hacer click o de desplazarse por el contenido cercano al banner.

Esta situación genera problemas tanto como para los usuarios, que se ven obligados a entrar en un sitio que no desean y los anunciantes no logran capitalizar su iniciativa publicitaria.

Ahora, con Clicks Confirmados en el formato de anuncio de texto, al tocar en el botón con una flecha azul redirigirá a los usuarios al anuncio, mientras que si se toca en cualquier otra parte del anuncio le pedirá que confirme su ‘clic’.

“Esto es sólo el principio. Dado que los dispositivos siguen convergiendo habrá nuevos retos en la lucha contra lo que muchos han llamado el problema del dedo gordo. Pero la implementación de clicks confirmados es un paso importante”, concluye la compañía.