Durante los últimos 100 años, Santa Claus ha confiado en la fuerza de trabajo física de sus duendes y los renos para que lo ayuden a entregar regalos cada Navidad. Eso puede cambiar un día cuando el hombre del traje rojo se vuelva adicto a la tecnología y los reemplace a todos con robots.

Autonomous Systems Labs en Zurich ha decidido darnos una idea de un futuro en el que la fuerza laboral de Santa fue sustituida por robots.

Creo que todos estamos de acuerdo en que Santa debe mantener a los renos de carne y hueso. En cuanto a los duendes, no creo que nadie los echará de menos si los robots los terminan reemplazando. Además, pueden obtener grados de ingeniería eléctrica y conseguir trabajos para reparar a los robots que los reemplazaron.