El CEO de SpaceX, Elon Musk, ha subido imágenes y un vídeo del cohete de la compañía Grasshopper tomando una breve prueba de vuelo.

Llevando un maniquí disfrazado de vaquero, el cohete propulsado por sí mismo se eleva 131 metros en el aire antes de regresar y aterrizar en forma vertical.

El cohete está actualmente en desarrollo y entró en la fase de prueba el mes pasado. El objetivo final para el proyecto Grasshopper es tener un cohete reutilizable que puede despegar y aterrizar verticalmente. Si tiene éxito en sus esfuerzos, SpaceX será capaz de reducir los residuos mediante la reutilización de muchos de sus equipos sofisticados, algo imposible con los cohetes tradicionales.