Las cifras de venta de Samsung son el escenario opuesto a lo que sucede con Apple. Al menos eso se interpreta luego de que los de Cupertino recortaran a la mitad los pedidos de las pantallas de su último iPhone, lo que claramente podría deberse a una demanda menor a la esperada antes de su lanzamiento.

Según el The Wall Street Journal, la demanda del mejor teléfono inteligente del 2012 no es lo que la empresa de la manzana tenía proyectado, pues de otro modo no se explica la reducción de los pedidos del suministro de pantallas para el primer trimestre de este año, ni menos que este cifra bajara a la mitad.

Evidentemente se trataría de un ajuste de acuerdo a la demanda real, la que de forma clara habría bajado debido a diversas causas. Según los expertos, factores como el alto precio en relación a otros smartphones de gama alta, así como la enorme variedad y competencia, estarían influyendo fuertemente en el menor interés de los usuarios, muchos de los cuales se han quedado con las versiones anteriores del iPhone.

Por supuesto, los de Cupertino no han dado cuenta oficial de que esto es así, pero se indica que específicamente, la reducción de paneles LG y Sharp, pasó de los 65 millones a los 33 millones, junto con un recorte del 40% respectivamente. De esta forma, tal vez los de la manzana mordida deberían evaluar nuevamente el lanzamiento de un iPhone de menor costo si es que esto les afecta y quieren recuperar presencia en el mercado.

Vía Cnet