Google ha estado en las noticias desde hace bastante tiempo en una variedad de investigaciones de la FTC y cuestiones relativas a la publicidad móvil, las prácticas de búsqueda y afirmaciones de que deliberadamente ataca a su competencia.

Ahora es el vicepresidente de Microsoft, Dave Heiner, quien alzó la voz al publicar un largo artículo en TechNet en el que expresa su preocupación por el tirón de orejas que Google está a punto de recibir de la FTC mientras afirma que el motor de búsqueda está intencionalmente atacando a Windows Phone y a su competencia en general.

Heiner dice que Google sigue bloqueando a Microsoft poder ofrecer a los usuarios de Windows Phone una experiencia full de la aplicación YouTube, lo que obligó a ofrecer una opción similar en su lugar.

Mientras tanto, por supuesto, su propio sistema operativo Android tiene una completa funcionalidad de YouTube (así como iOS). Microsoft se quejó de esto tanto a la Comisión Federal de Comercio y la Comisión Europea a principios de 2011.

Como señala Heiner, YouTube fue una de las aplicaciones más descargadas del año pasado. Las cosas se ponen interesantes, sin embargo, cuando afirma que Google indicó expresamente evitar que Windows Phone tenga acceso a una aplicación de YouTube con todas las funciones como Android y iOS.

“Pero apenas el mes pasado [de Microsoft] aprendí de YouTube que los altos ejecutivos de Google les dijeron que no permitirán una experiencia de YouTube de primera clase en Windows Phones”.

Heiner pasa luego a señalar que Google va a salir de la cuestión de las prácticas nocivas con poco más que un tirón de orejas y una promesa de cambiar. Esto viene después de que la FTC fue cuestionada cuando comenzaron a aparecer informes de que planeaba dejar escapar a Google.

En respuesta, fuentes han afirmado que la FTC probablemente extenderá la investigación, mientras que considera sanciones adicionales que las consideradas en forma institucional. La Comisión Europea, sin embargo, ha tomado una postura más dura en el tratamiento de la cuestión, y actualmente está trabajando con Google para formar un orden jurídico para hacer frente a las preocupaciones.