Se trata de la filmación de una manera poco tradicional de aterrizar para los cohetes. En esta oportunidad se logra apreciar cómo el Grasshoper de Space X, desciende verticalmente y de forma absolutamente controlada, es decir, sin el uso característico del paracaídas. Lo mejor es que esta visión se obtiene desde el mismo fuselaje del transporte aéreo.

Míralo a continuación:

Vía Engadget