No es ni siquiera el mejor dispositivo del orbe pero sí el más elegante y, por supuesto, el más caro. Se trata del Vertu TI, un smartphone perteneciente a la compañía británica del mismo nombre y que antes pertenecía a Nokia.

Su precio es de 7900 euros y ni siquiera tiene 4G, llegando incluso con el ya pasado Ice Cream Sandwich, sin embargo lo importante es que tiene una pantalla táctil de zafiro de 3,7 pulgadas y pesa 180 gramos, los cuales podrían aumentar porque se pueden pedir versiones bañadas en oro, cuyo valor también se incrementaría hasta los 16.500 euros.

Fuera del lujo también hay que indicar que cuenta con un procesador de doble núcleo Snapdragon a 1.5 Ghz, 64 GB de almacenamiento interno y una cámara fotográfica de 8 megapíxeles. Es decir, nada superlativo en comparación con los grandes del mercado.

Ahora, según la propia empresa, lo que ellos quieren es ofrecer al mercado un producto exclusivo y de lujo, tal como lo es su Vertu TI, y no lanzar el terminal con mejores cualidades, para eso están otros como el iPhone o algunos modelos de Sony y Samsung.

Vía Phonearena