Tras su éxito en Android, Camera 360 hizo su llegada a la Windows Store, uniéndose al resto de aplicaciones famosas que ya consideraron al sistema operativo de los de Redmond en sus planes de desarrollo.

La herramienta se parece mucho a Instagram: posee un control rotatorio para cambiar entre los modos de cámara (automático, macro, paisaje, nocturno, retrato y comida); además de incluir la posibilidad de deslizarse hacia arriba y abajo para cambiar los filtros de color.

Asimismo, es posible utilizar marcos y controlar aspectos tales como la exposición y el flash. Todo ello sin olvidar las fotos previamente sacadas, que también pueden ser editadas.

Vía XatakaWindows