La tendencias de los smartphones es crecer en pulgadas y la de las tablets es disminuir. Una línea de evolución bastante extraña pero que es una realidad y los de Microsoft lo entienden así, por lo que lanzarán sus propias tablets con Windows 8 y de 7 pulgadas.

Por supuesto, la idea es acaparar alguna cuota del mercado que está dominado por el iPad mini, el Kindle Fire, el Nexus 7 y algunos tablets Samsung. Ahora, la idea es no sólo ser un competidor más que ofrece lo mismo, sino que lo que quieren es que sus pequeñas tabletas tengan un costo de venta mucho menor.

De esta manera, es muy claro que para el periodo navideño, o quizás antes, los de Redmond realicen el lanzamiento de estas tablets que, en primera instancia, no se trataría del surface mini.