Una investigación llevada a cabo por el instituto Goddard de la NASA arrojó que la utilización de energía nuclear en desmedro de combustibles fósiles represente menos pérdidas de vidas humanas.

“Estábamos francamente preocupados por la negatividad que existía, en muchos casos faltos de fundamentos en cuanto a la histeria nuclear tras los acontecimientos de Fukushima”, señaló Pushker A. Karecha, uno de los coautores del estudio, explicando el por qué de la investigación.

Frente a esto, los científicos buscaron las vebtajas de la energía nuclear frente a fuentes más convencionales, señalando, en un primer momento, en que con la radiocatividad se reducen losniveles de contaminación atmosférica y la emisión de gases de efecto invernadero.

Así, y según los investigadores, entre 1971 y 2009 hubo 5.000 muertes relacionadas con la energía nuclear, mientras que la quema y utilización de combustibles fósiles causó directamente el deceso de 1.8 millones de seres humanos, ello contando las enfermedades relacionadas con la mala calidad del aire y condiciones como la bronquitis crónica que sufren algunos mineros del carbón.

Haciendo un estimado para los próximos 40 años, se arrojó que el reemplazo de fuentes nucleares por gas haría aumentar los decesos en 420.000, mientras que si se cambiaran por combustibles fósiles, habrían 7 millones de muertes más. Todo ello sin contar los entre 80 y 240 gigatons de carbono adicional que se arrojaría a la atmósfera en ese plazo.

Ante esto, los cintíficos señalan que la energìa nuclear debiese ser la fuente fundamental, considerando la poca eficiencia de las otras y los grandes desafíos y dificultades que presentan la implementación de fuentes no convencionales como la eólica o la solar.

Vía Alt1040