Frenar en seco la pérdida de conexiones nerviosas causada por el infame mal de Alzheimer es lo que promete un nuevo tratamiento con el que un grupo de científicos del Sanford-Burnham Medical Research Institute ya está haciendo sus primeros experimentos.

Sabido es que esta enfermedad se produce por la pérdida de células nerviosas, la formación de ovillos proteicos y la acumulación de placas amiloides en el cerebro, lo que hace que de a poco se vayan perdiendo áreas de la memoria. Situación a la que le hacen frente solo 4 medicamentos en la actualidad, los que, de todas maneras, solamente sirven para atenuar efectos, como la pérdida del pensamiento memoria o habla, así como a controlar la conducta de los pacientes.

Pero frente a esto, los investigadores crearon el tratamiento que promete frenar el daño en las células y conexiones , estimulando a regenerar, además, aquellas que ya se han perdido. Todo ello en una terapia llamada NitroMemantine.

Pese a su auspicioso futuro, esta investigación, que ya fue publicada en la reconocida revista PNAS, aún se encuentra en su etapa de experimentación en animales y cultivos celulares, por lo que aún falta un tiempo para que pueda aplicarse en pacientes humanos.